• Concepto: La hipoteca multidivisa o multimoneda, es un préstamo con garantía hipotecaria comercializado por diversas entidades bancarias, especialmente durante los años 2005 a 2009 cuyo importe se entrega en euros para la compra de la vivienda pero en el momento de formalización de la hipoteca se convierte automáticamente en una divisa extranjera generalmente yen japonés o franco suizo. Todas y cada una de las cuotas mensuales se abonan en la divisa referenciada al tipo de cambio que se cotiza en el momento de emitirse el correspondiente pago. 
  • Tipo de referencia: En este tipo de préstamos hipotecarios, el tipo de referencia que se utiliza es el LIBOR, tipo de interés utilizado en Gran Bretaña y que publica el Banco de Inglaterra. Es un índice poco conocido en España y más volátil que el Euribor e históricamente “más barato” que nuestro tipo de referencia, por lo que se usó como estrategia comercial por parte de las entidades bancarias. 
  • Riesgo de tipo de cambio:Es el principal riesgo asociado al activo subyacente, el precio del elemento principal –préstamo hipotecario- depende fundamentalmente de las fluctuaciones de la divisa asociada(franco suizo – yen japonés). Este riesgo hace posible que la cuantía del propio capital se incremente notablemente pese al continuo pago de las cuotas, como sucede en la actualidad y dependerá de factores absolutamente ajenos e incontrolables para los clientes minoristas (terremoto en Japón, decisión del gobierno suizo, brexit, etcétera) y que puede provocar un aumento exponencial de la deuda contraída con la entidad financiera.

 

 

  • Comercialización: La entidades bancarias (especialmente BANKINTER S.A., BANCO POPULAR S.A., BARCLAYS BANK S.A., BANCO DE VALENCIA S.A., y CATALUNYA CAIXA S.A.) comercializaron este tipo de préstamos sin informar de los elevadísimos riesgos asociados al producto, y en muchas ocasiones dirigidos a determinados colectivos (pilotos, controladores aéreos, policías, bomberos, funcionarios públicos…). La comercialización de este tipo de productos complejos se ha realizado, sin valorar las circunstancias y características de los clientes (conocimientos financieros, experiencia en el mercado de divisas, etcétera), equiparándolo a un préstamo tradicional en Euros, y provocando un grave perjuicio económico (aumento de deuda, variación constante de cuotas y capital, desahucios…). 

    Esta actuación es contraria a la legalidad vigente y así lo han confirmado tanto los juzgados y tribunales españoles como los europeos:

 

El más alto tribunal de nuestro país (Tribunal Supremo), ha confirmado en una reciente sentencia, que el préstamo multidivisa o multimoneda, es un instrumento financiero complejo. Es, además, un instrumento financiero derivado por cuanto que la cuantificación de la obligación de una de las partes del contrato (el pago de las cuotas de amortización del préstamo y el cálculo del capital pendiente de amortizar) depende de la cuantía que alcance otro valor distinto, denominado activo subyacente, que en este caso es una divisa extranjera”.

 

Considera la Hipoteca Multidivisa como un producto financiero derivado de un activo subyacente que cotiza en otro mercado, el mercado FOREX (de divisas). El precio del préstamo dependerá mensualmente del valor que tenga esa divisa en un mercado completamente ajeno al consumidor.

 

Además de la ya consolidada jurisprudencia nacional e internacional, las Audiencias Provinciales españolas ya venían condenando la vulneración de estos derechos y dictando multitud de sentencias favorables para los clientes condenando a estas entidades:

 

  1. Conversión de la hipoteca a EUROS.
  2. Amortizar  la TOTALIDAD de los pagos realizados por los clientes en concepto de capital e intereses como si nunca hubiese existido el clausulado multidivisa.
  3. Devolver al cliente TODAS las cantidades que en cualquier concepto, comisiones, gastos y cánones, haya cobrado de más desde el primer momento de aplicación de la cláusula multidivisa.

 

Por tanto, una vez finalizado el procedimiento, el cliente consigue:

 

 

 

La inmediata reducción de la cuota mensual así como la reducción del capital pendiente de amortizar descontando la cantidad total (en EUROS) abonada durante todos estos años.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • PASOS A SEGUIR: 

 

  • Asesoramiento. Diagnóstico del problema y tratamiento particular con un abogado especialista. Consulta gratuita. 
  • Documentación. Recopilación de los documentos necesarios (escritura de préstamo, recibos…). 
  • Reclamación extrajudicial. Intento de solución amistosa extrajudicial, con la entidad bancaria. 
  • Reclamación judicial. Interposición de demanda ante los juzgados de primera instancia. 
  • Sentencia. Finalización del procedimiento en un plazo breve de tiempo, con la anulación parcial del préstamo multidivisa. 

 

 

 

  • ¿POR QUÉ RECLAMAR AHORA? 

 

  • Ahora es el momento, porque tanto el Tribunal Supremo como el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea se han pronunciado al respecto. 
  • Ahora es el momento, porque tras la avalancha de demandas que se están presentado, los juzgados y tribunales españoles están dictando sentencias favorables para los consumidores minoristas. 
  • Ahora es el momento, porque tras los últimos acontecimientos internacionales el Euro continúa su depreciación con respecto al yen japonés y el franco suizo y las previsiones no son favorables. 
  • Ahora es el momento, porque en algunos casos (cambio de divisa, consolidación de deuda) el plazo para reclamar podría caducar y se podría perder el derecho a reclamar en el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *